Arturo Villalón

Don Arturo Villalón SieulanneCada vez que Arturo Villalón miraba el paisaje de Cerrillos sentía una enorme tristeza. Y no era precisamente porque estuviera incómodo en la zona. Simplemente no podía sacarse una idea de la cabeza: quería traer a toda costa el riego a Cerrillos. Su obsesión no lo dejaba dormir y hasta pensó en traer agua desde Argentina. En días de lluvia se pasaba horas mirando el caudal del río Limarí, lamentando que tanta agua fuera a parar irremediablemente al mar.

“Muchas veces soñé con ver esas tierras alimentadas con agua permanente y dominado por el delirio de mi juventud convertí esa idea irresistible de mi alma en la obligación sacratísima de conseguir, a costa de todos los sacrificios imaginables, la anhelada fuente de riego”, escribió don Arturo antes de morir. Y lo consiguió. En 1928 llegaban las primeras aguas a la localidad de Cerrillos. Don Arturo Villalón miraba emocionado como se llenaba el tranque “San Antonio”, que construyó con sus propias manos. Era el inicio de una larga y aguerrida historia.

Don Arturo Villalón nació en 1877 en el pueblo de Cerrillos, Ovalle. Ingeniero Agrónomo de profesión, comenzó su aventura en el fundo “La Siberia”, donde empezó a cultivar la tierra junto a su familia con los 20 mil pesos que les había dejado su padre. Veinte años después ya tenía 1.900 hectáreas bajo riego y 35 mil de secano. Fue entonces cuando decidió focalizarse en llanos de Cerrillos, tierras que hoy son regadas gracias al Embalse Recoleta. El panorama no era muy alentador puesto que había que preparar ocho mil hectáreas para ser cultivadas en una zona donde el agua escaseaba cada día más.

La idea de traer las aguas de los ríos Grande y Hurtado a la zona no lo dejaba. Realizó estudios y prospecciones hasta que sus trazos en el aire dieron resultados: logró construir el sifón La Placa, una obra sin precedentes para su época. También edificó el sifón Tamelcura en más de 4 kilómetros y construyó más de diez canales en Sotaquí, además de edificar varios tranques acumuladores de agua.

Pero iba por más. Viajó a Santiago y consiguió un préstamo de cinco millones de pesos para concretar un proyecto más ambicioso: el canal Villalón. A pocos se les hubiera ocurrido construir un canal alrededor del cerro Tamaya, terreno escarpado y de roca extremadamente dura, lo que dificultaba las faenas. Pero don Arturo Villalón no se dio por vencido: en 8 meses y con la ayuda de 800 hombres, construyó 48 kilómetros de canal. Todo un récord.

No se detuvo ahí. Se anticipó a su época y vislumbró que todas las obras realizadas no iban a ser suficientes para impulsar la agricultura en la zona. El Embalse Recoleta, que almacenaría todas las lluvias del período invernal, comenzaba aparecer en su mente como el salvavidas para el desarrollo regional. El 19 de agosto de 1934 su sueño se concretó. Hoy el Embalse Recoleta, junto a Paloma y Cogotí, otorgan al valle una seguridad de riego del 85%.

Para el vicepresidente del directorio de la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta, don Juan G. Farr, don Arturo “perdió todo lo que tenía por su visión, hasta las hectáreas que pensaba regar. Pero logró construir el canal Villalón, por sus propios medios, y que hoy riega 8 mil hectáreas, además de llevar el agua a Cerrillos. El desarrollo de la agricultura que tenemos actualmente, sin duda se la debemos a don Arturo Villalón.”

A pesar de su aporte, muchos no lo conocen y aún es un personaje oculto en el pasado. Por esta razón, nuestra Asociación construyó una plaza en su memoria en las inmediaciones del Embalse Recoleta, además de instalar una placa con su imagen para que las nuevas generaciones lo conozcan y lo recuerden como el hombre que llevó el agua a Cerrillos y que impulsó la agricultura en la región de Coquimbo.

Banner Arturo Villalón

direccionAsociación de Canalistas del Embalse Recoleta
Avda. La Feria 770 - Ovalle

telefono+56 53 2433329

webmasterSitio web desarrollado
por Eduardo Robles.